Atención Psicológica Profesional

 CHANTAJE EMOCIONAL

El chantaje emocional es una forma de manipulación muy poderosa en la cual las personas cercanas y afectivas nos amenazan, directa o indirectamente, con castigarnos de alguna manera si no hacemos lo que ellos quieran.

 

Es un acto de violencia psicológica (por ejemplo el chantaje emocional y el sexual). La cual se puede aplicar a todas las relaciones con las personas.

 

El chantaje emocional es un método de manipulación por medio de la cual se nos amenaza a fin de obtener algo valiéndose de nuestros sentimientos. El chantaje emocional puede venir de cualquier persona, pero es común que sea de alguien cercano, un familiar, un amigo o una autoridad.

 

La persona que lleva a cabo el chantaje emocional suele ser una persona cercana pues conoce nuestras debilidades, aquello que apreciamos y atesoramos y lo usa a su favor para obtener lo que desea. Amenaza con romper la armonía de lo que apreciamos, y quitarnos lo que más amamos.

 

El chantajista no conoce parentesco, amistad o autoridad, el manipula porque sabe cuánto valoramos la relación que nos une, escudándose o disfrazando su verdadero plan, con sentimientos, por rencor o por no saber perder, como otras grandes virtudes.

 

El chantaje emocional es una práctica habitual de maltrato psicológico que denota debilidad e inseguridad en quien lo practica y servidumbre en quien lo padece. La imposición se lleva a cabo utilizando los sentimientos como arma. La negación a aceptar las exigencias del otro se califica de traición a la amistad o el cariño.

 

El chantajista emocional, construye su estrategia consciente e inconsciente con base en la información que nosotros le otorgamos acerca de lo que nos causa miedo. Observan de qué cosas huimos y qué nos pone de nervios, se fijan en cómo reaccionamos físicamente en respuesta a lo que sentimos. No es que tomen nota constantemente y registran la información para utilizarla luego en contra de nosotros; todos absorbemos ese tipo de conocimientos sobre las personas que nos rodean.

 

En el Chantaje emocional, el miedo transforma también al chantajista, podemos decir que el miedo que siente el chantajista de no obtener lo que desea se vuelve tan intenso, que lo único que se puede hacer es centrar su atención en el resultado deseado, lo cual le imposibilita apartar su mirada del objetivo y percibir de que manera su forma de actuar nos afecta a nosotros.

 

Se distingue cuatro tipos de chantajistas emocionales:

 

- Castigadores; Conseguirán lo que quieren a costa de nuestro sufrimiento, utilizando la ira y la agresividad.  - Autocastigadores; Vierten las amenazas hacia ellos y ponen énfasis en lo que se harán si no actuamos como pretenden.

 

- Víctimas; "Si no haces lo que yo quiero, voy a sufrir y mi sufrimiento será culpa tuya" o "Si por ti fuera, podría abrir la llave del gas y no te importaría". Para ellos sólo hay una solución a su desdicha: que les demos lo que quieren.

- Seductores; Nos alientan y prometen amor, o dinero, o una promoción en nuestra carrera laboral, y luego aclaran que sólo ocurriría cuando nos comportemos como ellos quieren. ?Te voy a ayudar si ...?

 

Todos ellos muestran un lado fuerte, pero en realidad pueden ser más débiles de lo que parecen. Necesitan controlar para ocultar su indefensión. Tienen un espíritu intrusivo y posesivo.

 

ANALICE SI USTED TIENE LAS SIGUIENTES ACTITUDES:

 

*AMENAZAN CON HACERLE LA VIDA DIFICIL

 

*CONSTANTEMENTE DICEN QUE VAN A DAR POR TERMINADA LA RELACIÓN

*QUE VAN A HACERSE ALGÚN DAÑO O CAER EN UNA PROFUNDA DEPRESIÓN

*SIEMPRE EXIGEN MÁS SIN IMPORTARLES LO QUE YA SE LES BRINDA

*SUPONEN QUE ES OBVIO QUE USTED VA ACCEDER A LO QUE LE PIDAN

*IGNORAN O NO LES IMPORTA LO QUE USTED SIENTE Y DESEA

*LO CONSIDERAN MALO, EGOISTA, CODICIOSO, INSENCIBLE O INDIFERENTE CUANDO NO ACCEDE

*LO ELOGIAN Y MUESTRAN AFECTO CUANDO CEDE A SUS EXISGENCIAS

*UTILIZAN EL DINERO COMO ARMA PARA LOGRAR LOS OBJETIVOS

 

Cuando chantajear con cosas del presente no resulta, el chantajista recorre si se requiere todo el pasado del otro. Cuando una persona empieza a ceder en las pequeñas pretensiones del chantajista comienza un circulo vicioso difícil de romper, pues ello refuerza la conducta del que presiona para hacerlo en cosas más grandes y quien se deja presionar entra en un círculo miedoso en donde le es cada vez más complicado enfrentar el control del otro.

© 2019 Atención Psicológica Profesional