Atención Psicológica Profesional

Obsesiones Compulsivas


El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) es un trastorno de ansiedad en el que las personas que lo padecen tienen pensamientos, temores o preocupaciones irracionales que tratan de superar mediante una actividad ritual. Las imágenes o los pensamientos perturbadores y frecuentes se denominan obsesiones y los rituales repetidos que se llevan a cabo para evitarlos o disiparlos se llaman compulsiones.

Durante el crecimiento y el desarrollo normal de los niños y los adolescentes, los rituales y los pensamientos obsesivos con frecuencia se producen con un propósito y un enfoque basados en la edad. Los niños en edad preescolar utilizan rituales y rutinas relacionadas con las comidas, el baño y la hora de dormir que los ayuda a estabilizar sus expectativas y la comprensión de su mundo. Los niños mayores y los adolescentes comienzan a coleccionar objetos y a desarrollar pasatiempos. Estos rituales ayudan a los niños a socializarse y a aprender a dominar la ansiedad. Un niño o un adolescente con TOC tiene pensamientos obsesivos que no son deseados y que se relacionan con los miedos (como por ejemplo, el miedo a tocar objetos sucios) y, por lo tanto, utiliza rituales compulsivos para controlar esos miedos (como por ejemplo, lavarse las manos excesivamente).

Los pensamientos obsesivos de las personas que padecen TOC originan preocupación y los rituales compulsivos pueden volverse tan frecuentes o intensos que interfieren con las actividades de la vida diaria y las actividades normales de desarrollo.
¿Cuáles son los síntomas del trastorno obsesivo compulsivo?

A continuación enumero los síntomas más comunes del trastorno obsesivo compulsivo. Sin embargo, cada persona puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

* preocupación exagerada por la suciedad, los gérmenes o la contaminación
* dudas reiteradas (por ejemplo, si la puerta está cerrada o no)
* pensamientos persistentes acerca de la violencia, las heridas, matar a alguien o herirse a sí mismo
* períodos excesivos de tiempo tocando cosas, contando, pensando en números y secuencias
* preocupación por el orden, la simetría o la exactitud
* pensamientos persistentes acerca de actos sexuales repugnantes o la demostración de conductas prohibidas o consideradas tabú
* pensamientos preocupantes que están en contra de las propias convicciones religiosas
* necesidad extrema por saber o recordar cosas que pueden ser muy triviales
* atención excesiva en los detalles
* preocupación excesiva de que algo terrible suceda
* pensamientos, impulsos o conductas agresivas

Las conductas compulsivas (los rituales repetitivos que se utilizan para reducir la ansiedad causada por las obsesiones) pueden volverse excesivos, molestos y pueden demandar mucho tiempo e incluso interferir con las actividades diarias y las relaciones interpersonales. Entre algunos ejemplos de conducta compulsiva se pueden incluir los siguientes:

* lavarse repetidamente las manos (a menudo 100 veces al día o más)
* controlar y volver a controlar en repetidas oportunidades (por ejemplo, asegurarse de que la puerta esté cerrada con llave)
* establecer reglas de orden rígidas (por ejemplo, ponerse la ropa en el mismo orden todos los días, guardar las pertenencias en la habitación en un orden muy especial y molestarse si este orden se altera)
* acumular objetos
* contar y volver a contar excesivamente
* agrupar o secuenciar objetos
* repetir palabras dichas por uno mismo (palilalia) o por otros (ecolalia); formular las mismas preguntas una y otra vez
* coprolalia (decir obscenidades continuamente) o copropraxia (hacer gestos obscenos continuamente)
* repetir sonidos, palabras, números o música para uno mismo

Los síntomas del trastorno obsesivo compulsivo pueden parecerse a los de otros cuadros clínicos o problemas psiquiátricos, entre los que se incluye el trastorno de Tourette.
Tratamiento para el trastorno obsesivo compulsivo
Desde la experiencia clínica con pacientes que sufren Trastorno obsesivo compulsivo, han obtenido buenos resultados, a veces increibles, en poco tiempo con una terapia integral basada en el análisis para comprender como nacieron los síntomas y como han ido tomando fuerza, y con la ayuda de técnicas cognitivas-conductuales, se puede empezar a controlar las ideas obsesivas, el seguimiento de la terapia le dará fortaleza al paciente para superar este trastorno.
Anonymous

Agustin Sanchez Aceves

22 Jul 2014 - 06:19 pm

He desarrollado una conducta compulsiva hacia la busqueda de un raro placer en las mujeres, disfruto la conquista, su aprobacion, admiracion y cariño, obvio tambien lo sexual, pero esto siento que se me ha salido de control lo deseo como el drogadicto desea la heroina o el cigarro ..

Anonymous

Psic. Víctor M. Bravo

05 Jun 2012 - 03:02 pm

Hola Ulises posiblemente lo que presentas sea algun problema obsesivo, habría que hacer una entrevista para corroborar ese dato

Anonymous

Ulises

02 Jun 2012 - 08:53 pm

en mi caso no puedo dejar de contar las cosas sillas,vasos,ventanas,todo donde vaya lo cuento todo no se como se llama eso o como lo soluciono les agradeceria un consejo.

atte
ulises arias

Agregar un comentario

Tu nombre o Ingresar

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

Ingrese este código para prevenir el spam *

© 2017 Atención Psicológica Profesional