Atención Psicológica Profesional



VIOLENCIA EN NIÑOS

Pegarle al niño es mortificarlo y afligirlo. Se piensa que una nalgada de vez en cuando es necesaria. Esto no es verdad. Golpear a un niño le enseña a tener miedo, que puede ser abusado, a limitar sus habilidades de ser autónomo y responsable, a suponer que la violencia es justificada, a comportarse como víctima, a no razonar y aprender que existen cosas que se hacen "porque le da la gana" a alguien mas fuerte que el otro. En el plano emocional, después de las nalgadas, correazos, empujones, bofetadas, puños o paliza, los niños quedan heridos profundamente ante la humillación sufrida, con la autoestima disminuida y con un odio enfermizo porque lo sienten por sus seres queridos. Se autopercibe sólo, abandonado, triste y amenazado en su seguridad física y mental.

Muchas veces hablamos y defendemos los derechos humanos porque todos hemos sido creados iguales. Nadie tiene el derecho de abusar o someter a otro ser humano o de golpearlo, torturarlo, humillarlo o avergonzarlo. y de repente en algunas familias se olvidan que un niño es precisamente ¡Un ser humano!

Cuando el niño es maltratado asocia a sus familiares que lo agraden con el peligro y no puede amarlos a plenitud ni confiar en ellos. La comunicación familiar va desapareciendo y los vínculos de cariño y afecto, también.

Estudios demuestran que los padres le pegan a sus hijos por distintas razones. Las más frecuentes son porque lo consideran parte de la educación de sus hijos, porque ellos mismos fueron maltratados cuando pequeños y por falta de control emocional y manejo de la ira.

Debemos cambiar el esquema de enseñanza apuntando más al premio por lo bien hecho que al castigo por lo "malo". Si lo bonificamos cada vez que hace lo "correcto" de acuerdo al código familiar y cultural, el castigo es simplemente la falta de un premio. Podemos darle, por ejemplo un "vale", "bono" o "sello" en un cuaderno todas las veces que cumpla una tarea o que tome una iniciativa adecuada y al reunir una cantidad determinada de bonos le premiamos. El "castigo" sería lo contrario, no obtener o perder bonos. Inténtelo, pronto verá los resultados. Por último, nunca "explote" ante su hijo. Tome un tiempo para calmarse, pensar y actuar con serenidad.


Hay que recordar que un niño que sufre maltrato frecuente le puede afectar en su auto estima, puede generar resentimientos toda la vida hacia sus padres, ya sea por los golpes o por la omisión en su cuidado, les provoca inseguridad, puede haber mayor predisposición a ser abusado por otras personas por la misma inseguridad y temor o por otra parte, puede volverse un niño agresor.



Los golpes dentro del ceno de la familia no son la mejor opción para educar a tus hijos, hay que buscar otras alternativas, a veces cuesta trabajo, dedicación y mucha paciencia encontrar y sostener otras opciones más adecuadas en la educación de los niños, pero el resultado aunque no sea inmediato, en un mediano y largo plazo será más satisfactorio para ti, pero mucho mayor para tus hijos. Dales una educación donde se sientan seguros, protegidos, amados, respetados, motivados, para que ellos puedan ser felices.

Agregar un comentario

Tu nombre o Ingresar

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

© 2017 Atención Psicológica Profesional