Atención Psicológica Profesional

  TRICOTILOMANIA

La tricotilomanía esencialmente es el arrancamiento del cabello sin estar ligada a enfermedad médica. Aunque la parte más afectada es la cabeza, no tiene que ser solo ella, sino que puede abarcar diferentes partes del cuerpo, desde las cejas, pestañas, axilas, hasta el pubis.

 

Cuando es en la cabeza se suele situar, sobre todo en zonas temporales, frontales y parietales o combinadas.

En los niños las zonas de calvicie se reparten al no estar tan enraizado el problema y darles menos vergüenza. En los adultos se esconden y se arranca el pelo en zonas más difíciles de descubrir por personas ajenas.

 

La tricotilomanía se llega a combinar mucho con la tricofagia uqe es un trastorno de la conducta que consiste en engullir los propios cabellos propios. Su acumulación en las vías digestivas puede causar trastornos serios debido al bloqueo gástrico o intestinal. Estos documentos son casos clínicos reproducidos que ponen de manifiesto las dimensiones que pueden llegar a adquirir, y que en muchos casos obligan a adoptar soluciones quirúrgicas.

 

¿Qué lo provoca?

 

 

La tricotilomanía está considerada como un trastorno del control de los impulsos (DSM-IV).

El arrancamiento del pelo, normalmente va precedido de tensión con urgencia de llevar a cabo el ritual y después de hacerlo se acompaña de una sensación de alivio momentánea. 

Con respecto a la distribución por sexos, predomina más en mujeres.

El inicio del trastorno se da mayormente en la infancia y adolescencia, siendo el número de niños afectados superior al de adultos.

 

SÍNTOMAS

 

El proceso es ritualista, desde los que se lo arrancan y se lo llevan a la boca, hasta los que juegan con el haciendo bolitas y lanzándolo o volviéndolo a romper en trozos más pequeños o también el hacer un montón para luego recogerlos y tirarlos por miedo a que los vean y les den algún tipo de reprimenda.

 

A veces es frecuente que el trastorno vaya asociado a otros como la ansiedad o la depresión, la comorbilidad es alta.

Es frecuente que vaya asociado con el morderse las uñas.

 

Los inicios tempranos de la tricotilomanía se dan entre los 3-6 años, suelen derivarse de un evento estresante de carácter vital y como reacción a el.

 

DIAGNÓSTICO

 

 

Suele hacerse en función de las zonas calvas y descartando enfermedades dermatológicas como la alopecia areata o la calvicie común.

 

La mayoría de los tricotilómanos se creen que son los únicos que padecen el trastorno.

 

No pueden dejar de arrancarse el pelo ni tampoco saber porque lo hacen.

 

La ligera molestia que resulta del arrancamiento se convierte en sensación de alivio, relax y confort cuando se ha hecho.

 

TRATAMIENTO

 

A pesar de que las personas con este problema llegan pensar que nunca podrán curarse, las terapias Cognitivo-Conductual han demostrado tener una eficacia satisfactoria en la mayoría de los pacientes que siguen el tratamiento, desde disminuir el problema hasta extinguirlo, hay pacientes que requerirán también tratar la ansiedad, el estrés ó alguna experiencia traumatizante además.

 

La autobservación y registro junto con el entrenamiento en respuesta alternativa de competencia han bastado para eliminar el hábito.

 

Se recomienda la relajación y visualización que han actuado eficazmente ante las respuestas fisiológicas y cognitivas, la primera suavizando la tensión corporal general, controlando el impulso y tensionando al mismo tiempo músculos antagonistas; la segunda, cambiando pensamientos a través de autoafirmacione.

 

Queda constancia de la eficacia por si mismas de las técnicas conductuales de autobservación y registro y el entrenamiento de la respuesta de competencia en la eliminación de un hábito nervioso como es la tricotilomanía, así como la eficacia de la relajación y visualización como técnicas complementarias.

 

© 2019 Atención Psicológica Profesional