Atención Psicológica Profesional

DEPRESION EN NIÑOS

Los niños y los adolescentes pueden sufrir de depresión al igual que los adultos. Se habla en estos casos de depresión infantil. Esta alteración se presenta de muchas formas con grados y duración variados. Se define como una enfermedad cuando la condición depresiva persiste e interfiere con las capacidades y acción de la persona. Normalmente todo ser humano hace depresión en situaciones de maltrato específicas

El 7 por ciento de los niños y adolescentes de la población general en E.U. según registros de la Universidad de Pensilvania padece de depresión en algún momento.

Los niños que viven con mucha tensión, que han experimentado una pérdida importante o que tienen desórdenes de la atención, del aprendizaje o de la conducta corren mayor riesgo de sufrir depresión. Dos son los factores de riesgo más destacados en esta patología. En primer término está el que ella tiende a presentarse en determinadas familias. Y en segundo término, la existencia de situaciones de maltrato, que fundamentalmente afectan la seguridad por respaldo social.

Síntomas

La depresión infantil se caracteriza por los siguientes síntomas:

* - Tristeza persistente, lloriqueo y llanto excesivo
* -Pensamientos o expresiones suicidas o actuaciones autodestructivas.
* - Desesperanza
* - Aburrimiento persistente y falta de energía.
* - Pérdida de interés en sus actividades favoritas como el juego; o incapacidad para disfrutar de ellas.
* - Alteración notoria en los patrones de comer y de dormir
* - Quejas frecuentes de enfermedades físicas, p. ej. dolor de cabeza o de estómago
* - Concentración deficiente.
* - Deterioro en los estudios y ausencias frecuentes de la escuela.
* - Aislamiento social, comunicación pobre.
* - Problemas para relacionarse acrecentados.
* - Hablar de o tratar de escaparse de la casa.
* - Ataques de rabia u hostilidad persistente.
* - Baja exo-estima y sentimientos de culpabilidad
* - Alta sensibilidad al fracaso y al rechazo.

Es así como niños y adolescentes deprimidos pueden mostrar cambios en su modo de ser habitual. Aquel que era muy sociable pasa a estar solo la mayor parte del tiempo. O pierde interés por todo. Y las cosas de que gustaba dejan de agradarlo. Igualmente, en ocasiones los niños y adolescentes deprimidos se refieren a que quisieran estar muertos o pueden hablar del suicidio. También, tratando de sentirse mejor pueden recurrir al alcohol u otras drogas.

Por otra parte y paradojalmente, sucede con cierta frecuencia que se porta mal en la casa y en la escuela sin que nadie se dé cuenta de que están sufriendo de depresión porque eventualmente no parecen estar tristes. Entonces, para los padres y los maestros se trata simplemente de mala conducta. Aunque, algunas veces ellos admiten que están tristes o que son infelices (evidentemente en confidencias con quienes tienen confianza).

Es entonces, importante el que los padres y los adultos relacionados con el niño conozcan esta sintomatología, lo que indudablemente da la posibilidad de una intervención temprana, con todas las ventajas que ésta conlleva.

CAUSAS

Existen un sin número de causas por las cuales puede llegarse a presentar depresión en el niño o adolescente, entre las más comunes están:

* Muerte o enfermedad de un familiar o amigo.
* Amenazas de algún niño, adulto o familiar.
* Abuso o acoso sexual.
* Separación, peleas o divorcio de los padres.
* Mal tratos o insultos por parte de los padres u otras personas.
* Cambio de domicilio, ciudad, o escuela.
* Perdida de algún objeto importante para el niño como puede ser un juguete, o pérdida o muerte de la mascota.
* Fracaso escolar.
* No cumplir con las expectativas de los padres.
* Sí uno de los padres o ambos tienen tendencia a la depresión, hay mayores posibilidades que sus hijos también la puedan presentar.
* No ser aceptado por los compañeros de la escuela o por los vecinos.
* Si el niño o adolescente, presenta alguna diferencia física como ser muy moreno, o muy blanco, tener perdida de un miembro como brazo o pierna, tener un sobrepeso marcado o tener un cuerpo muy delgado. En los adolescentes con los cambios físicos y hormonales pueden sentirse mal por la aparición de acne en la cara, las jóvenes por la aparición y tamaño de los pechos. Los niños y adolescentes son muy susceptibles a la crítica, y sentir su auto estima baja.

¿QUE HACER?

En primer término es necesario precisar que este es un trastorno susceptible de ser tratado con éxito

Los padres o adultos a cargo de los niños afectados pueden intentar distintas acciones, las que dan posibilidades de modificar esta problemática en forma satisfactoria. De no lograrse éxito en su aplicación en un tiempo prudencial es necesario consultar a un especialista, debido a los riesgos que con lleva el que este cuadro se prolongue. .

Un alto riesgo de sufrir depresión se encuentra en los niños que han experimentado una pérdida importante, tanto de seres queridos como de cosas o situaciones esenciales para ellos. O que presentan desórdenes de la atención, del aprendizaje o de la conducta. O, sometidos a otras problemáticas o situaciones de maltrato graves.

Es igualmente necesario tener en cuenta que constituye un factor de riesgo importante el ser miembro de familias con disposición a la depresión. Lo que tiene relación con la incidencia en este cuadro de los factores constitucionales y genéticos.

Sin embargo, en mi experiencia clìnica el factor de mayor influencia en estos cuadros, aparte de las pérdidas significativas mencionadas, es la pérdida de la seguridad por respaldo social o su erosión derivada de una baja exoestima, padres que pelean, divorcios, hermanos con problemas, entre otros.

TRATAMIENTO DE LA DEPRESION INFANTIL
El tratamiento de la depresión infantil ante todo debe ser individualizado, adaptado a cada caso en particular y a la fase del desarrollo que se encuentra el niño, en base a: su funcionamiento cognitivo, su maduración social y su capacidad de mantener la atención.


Debe además involucrar de una manera activa a los padres, y realizar intervenciones hacia el entorno del niño (familiar, social y escolar


Las Terapias Psicológicas más utilizadas son:



• Cognitivo-Conductual: se basa en la premisa de que el paciente deprimido tiene una visión distorsionada de sí mismo, del mundo y del futuro. Tales distorsiones contribuyen a su depresión y pueden identificarse y tratarse con esta técnica.
• Conductual: se basa en la aplicación de técnicas de modificación conductual, manejo adecuado de situaciones, etc.
• Psicodinámica.
• Interpersonal
• Familiar.
• Grupal y de Apoyo.


En la actualidad la existencia de la depresión infantil es un hecho comúnmente aceptado por la comunidad científica especializada, por lo que ha cobrado gran importancia su estudio y tratamiento. Algunos han llegado a denominar a la depresión como la enfermedad del siglo XXI.
© 2019 Atención Psicológica Profesional